jueves, 31 de diciembre de 2015

Cartografía de las emociones

Es como si fuera la lectura más exacta: el cielo, las nubes, el sol puesto.
Lo demás, la especulación que las palabras se traen, el fluir de ciertos tonos de voz, tu cuerpo apoyado en la piedra, frente al edificio, esperando que no llueva ... esta vez.
Podemos pensar más en todo esto; y trabajar el color que muda a cada instante, como si el final del día no fuera un momento de lentas transiciones.
Podemos entrar sin prisa en la noche que nos aguarda, viendo la bruma caer tras los cristales del coche, oyendo el ladrido de los perros, sabiendo apenas que ninguna noche nos servirá de abrigo.
Pero no sé: estas frases que descubren lo que tengo que decirte con la perplejidad de la gramática, estos lapsos que se instalan en el corazón de la palabra ... ¿Cómo transformarlos en certezas, y lograr que una flor surja de un movimiento de afirmaciones visibles como las estrellas en el claro de los árboles?
Quisiera escribirte una guía para el mundo de la evidencia, con su exacta cartografía de emociones, y encontrar en tus manos la línea hacia su centro, donde un fulgor de volcanes secretos toma luz. En vez de eso, te doy este poema; y sé que por él ha de correr el río que nace de tu risa de fuente.
Entonces, te digo lo normal en estas situaciones.
No me refiero a las declaraciones de amor, a los verbos que se prestan al susurro, ni al fuego de sustantivos que se pegan a la lengua, dejando en la boca una sequedad de ceniza. Digo lo que este verso puede contener ... franquearé el campo de tu cuerpo.
Poco más puede decirse en una noche como ésta, en que el viento desenlaza las nubes, activando las invisibles jaurías del sueño.
Así, te veo quedarte dormida ... veo desembocar tu desnudez en el estuario de la madrugada, y oigo desplegar las velas de tu respiración matinal.

martes, 29 de diciembre de 2015

Senza fine

El día en que la mujer nazca del tallo del rosal que crece en el huerto pequeño; o el día en que la nube baje del cielo para vestir de bruma sus senos de flor ... seguiré el camino del agua por los canteros que me portan al tallo y ... entraré en la tierra en busca de su raíz.
Ese día en que el cabello de la mujer se confunda con los hilos luminosos que el sol filtra por el ramaje, y que un perfume de polen se vuelve en el aire suelto de la niebla ... buscaré el fondo de sus ojos ... por donde corre una transparencia de arroyo.
Un día, sacaré esa mujer de la flor, la desnudaré de pétalos, y ... le prestaré el velo de la madrugada.
Entonces, al verla nacer con el día, dibujaré nubes con el color de sus labios, y ... las empujaré hacia la mar con el viento calmo de su respiración.
Después, cubriré a esa mujer que nació del rosal con la sábana celeste, y la veré adormecerse, como la yema de una rosa ... esperando que la nube baje del cielo para robarla al sueño de la flor.

domingo, 27 de diciembre de 2015

Manual de instrucciones

Use el poema para elaborar una estrategia de supervivencia en el mapa de su vida.
Recurra a los dispositivos de la imagen, sabiendo que ella le dará un acceso rápido a los recursos de su alma.
Evite los atolondramientos de la tristeza, y encienda la luz que le traiga una fufura mañana cuando su tiempo esté por agotarse.
Si precisa sustituir los sentimientos cansados de la existencia, reinstale el deseo en el panel del cuerpo, e imprima los sentidos en cada nueva palabra.
No ha de dominar todos los requisitos del sistema; limítese a avanzar por el visor de la memoria, buscando la ayuda que le permita salir del bloqueo.
Escoja una superficie plana: y deslice su mirada por el estuario de la estrofa, para que ella empuje la corriente de las emociones hasta el delta.
Verifique que todas las opciones estén disponibles: y descubra fecha y hora en que el sueño se convierte en realidad ... para que poema y vida coincidan.

sábado, 19 de diciembre de 2015

Laus Deo

Me gustan las palabras exactas, las que aciertan
el centro de las cosas, y cuando las hallo
es como si las cosas salieran de su interior.
Esas palabras son duras como los objetos
que designan ... piedra, tronco, hierro, el cristal
de espejos rotos al calor de la tarde.
Intento incendiarlas cuando escribo, como si
el fuego saliese de la frase, y se extendiera
por el campo de la página en una devastación de sílabas.
Echo, entonces, más palabras a las palabras,
... agua, polvo, tierra, el aire seco del verano, para que la voz
no se queme en este paisaje sombrío.
Recojo los restos: los adjetivos, los adverbios,
artículos, preposiciones ... para que sólo las palabras que indican
cosas queden en el lugar que ya tenían.
Poco importa que las frases pierdan su sentido. Lo
que queda son los nombres de las cosas, para que salgan
de su interior ... y las podamos ver en su sitio.

jueves, 17 de diciembre de 2015

Oración nocturna

Cuando un poema escriba,
piensa que a ti he elevado mis plegarias,
la religión guardando de otros tiempos,
pidiéndote, Iehová, que me ayudaras.
Alláname el camino
siempre que yo, tu sierva,
honrándote, doblada la rodilla,
una canción te ofrezca.
He de brindarte cirios,
también un altar nuevo;
y tú, Iehová, el nombre
tendrás en mi salterio.

martes, 15 de diciembre de 2015

Pídeme lo que quieras ... te lo daré

Marchito de suspiros y ceñido de lágrimas, aquí vengo a buscar la primavera, y mis ojos y oídos reciben esos bálsamos que han de curarlo todo; mas ... traidor a mí mismo ... he traído mi amor como de araña que las substancias muda y el maná en hiel convierte; y para que se tenga el lugar por cumplido y verdadero Edén ... me traigo la serpiente.
Sería saludable para mí que el invierno malograse la gloria de este sitio y que impidiese alguna fuerte helada la risa de esos árboles, que ante mi faz se burlan; mas, para no sufrir tal desventura ni dejar al amor, Amor, permite que sea yo una cosa inanimada ... haz de mí una mandrágora para que aquí me queje, o una fuente de piedra llorando todo el año.
Redomas de cristal traed, enamorados, y recoged mis lágrimas, que son vino de amorores, y, en el hogar, las lágrimas probad de vuestra amiga ... las de sabor distinto a las mías son falsas.
¡Ay! Ningún corazón brilla en los ojos, ni sabrás por su llanto que piensan las mujeres, tal como por su sombra no juzgas el vestido.
¡Sexo avieso! No tienes otra fiel sino ella, y es fiel porque, con serlo ... me arrebata la vida.

domingo, 13 de diciembre de 2015

Hay palabras, cual espadas, que parten los corazones y hacen sufrir toda la vida

Pregunto cómo se escribe el poema. Y la única respuesta posible es escribirlo. Él demuestra la posibilidad, como si nada hubiera antes o después de él. Así el poema puede construirse de modo que evite todas las ambigüedades de la prosa o la filosofía, al llevar dentro la clave que hay que abrir para que surja un sentido ... aunque el sentido sea lo que menos interesa al poema.
Sin embargo, sin él, ¿de qué sirve escribirlo? Lo que importa es decir lo que de otro modo no puede ser dicho.
Escribir es decir lo esencial, desbrozando entre la nada y el todo que hay en cada poema.
Sí: hay un punto de partida.
Tu rostro ... tus manos o ... la rama de un árbol que se partió en el temporal, o ... ese pájaro que nació de un tejado en ruinas, como si la casa abandonada fuera el vientre del mundo celeste.
Nada de esto, en sí, tiene valor más allá del que yo le di al mirar el mundo, y escoger una u otra de sus imágenes. Ahora, en el poema, ellas son otra cosa.
Huyeron de su propia realidad, como el pájaro que saltó del tejado; y aunque tú existas, con tu rostro y tus manos, o la casa siga aún más abandonada, con su  invierno en ciernes, el poema da otra forma de amor, al campo, a las aves o a lo que tú me dijiste, como si sólo eso bastara para que la vida pueda continuar.
Así, escribo.
Y no vuelvo a preguntar cómo se escribe el poema.

viernes, 11 de diciembre de 2015

Mi alma está hecha de flores salvajes

Vuelve a comenzar de la nada y deja una marca dado que dejar una señal es ahora nuestra costumbre; la huella de las ovejas, el surco del arado están marcados en la página, el trazo del lápiz abre una senda sobre la colina.
Pero hoy traje tres huesos de un ave, comida antes de romper el cascarón y escupidos o cagados con su propia cáscara rota para ser erosionados en los acantilados del Norte.
Éste es un límite ante el cual el lápiz se queda mudo.
Los pequeños huesos blanqueados de un fulmar o un alcatraz nada tienen que decir.
No han conocido ni el hambre ni el vuelo y no han comprendido la obscuridad que descendió y mató.
Las sendas se acaban, la oveja se pierde en el brezo húmedo.
Hay cosas que no pueden ser escritas ... ni dichas ... ni leídas; finos huesos del ala que no pueden soldarse.
Demasiado frágiles para grabar, los huesos encierran en su desolación ... la génesis de la primera nota soplada.

lunes, 7 de diciembre de 2015

Edificar sin torturar, acariciando

El amor tiene que tomarnos desprevenidos porque ninguno de nosotros pagaría el precio del amor si lo supíeramos.
Porque ... ¿quién pagará para ser destruido?
La destrucción es tan segura ... tan evidente.
Mucho más difícil de trazar, menos evidente, es la segunda vida del amor, un huevo de gaviotín ... revelado y escondido es un nido de piedras sobre una costa pedregosa.
Lo que parece una piedra no es piedra.
Ese pulso vulnerable que puede sostenerse en la palma de una mano puede sobrevivir para viajar por los océanos más cálidos y helados del mundo, sus alas estrechas, el latido de su pequeño corazón
... la distancia entre los polos.

domingo, 6 de diciembre de 2015

No sufras, me las apaño bien ...

Ya por dos o tres veces te he querido antes de ver tu faz o de saber tu nombre: así en alguna voz o en una informe llama nos afectan los ángeles y atraen nuestro culto; y al llegar a tu lado, una nada vi sólo ... hermosa y esplendente.
Mas, puesto que mi alma, que a amor tiene por hijo, miembros de carne toma (si no, nada podría), más sutil que su padre no sería el amor y ha de tomar un cuerpo; y así, lo que tú fueses o quién eras a amor le preguntaba, más ahora que se encarnó en tu cuerpo, lo distingo y lo fijo en tus labios ... ojos ... frente.
Mientras así yo quise al amor dar un lastre y lograr más firmeza en nuestra ruta, con tales mercancías que admiran en extremo, vi que en bajel de amor puse carga excesiva; labrarte los cabellos uno a uno es tarea que el amor sobrepasa, debe buscarse a otro mejor; pero ni en la nada  ni en las cosas extremas que esparcen esplendor tiene el amor morada.
Tal como lleva un ángel rostro y alas de aire, no tan puras como él, pero puras, tu amor podría ser para el mío su esfera
... la misma diferencia que separa el aire y la pureza del ángel, entre amores de mujeres y hombres habrá siempre.

jueves, 3 de diciembre de 2015

Una gran ola de emoción

Camina y camina tierra adentro
con tu remo,
hasta que alguien te pregunte
qué es eso.
Construye entonces tu casa.
Porque sólo entonces necesitarás decir y saber
que la mar es inmensa e insondable,
que el remo que empuja
contra la ola
y con la ola ... es todo.

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Somos como somos porque hace nada (acaso un millón de años) que salimos del bosque

ENCONTRAMOS una parte de lo que queremos: un bolso con oro arrojado al camino, un poema, un amigo, una gran canción.
Otras cosas se nos revelan ... un pozo entre los castaños verdes, un arbusto con flores ... cuando, agotados ... estamos buscando algo muy distinto.
Y otras vienen hacia nosotros, traídas tan cuidadosamente
... como un brillante vaso de agua
... como pan fresco.

lunes, 30 de noviembre de 2015

Una Atea, la Iglesia: nuestra lámpara de Aladino

El Papa y el Sagrado Corazón
se fueron a la parte de atrás de una carreta,
e intenté encontrar dónde mandar al Niño Jesús.
Si esa lámpara no tuviera la forma
exacta de una copa de coñac, habría alguna posibilidad
de que me deshiciera de ella.
Sin embargo, la posibilidad es pequeña.
Si me hubieran criado a la clara luz
de la razón,
tal vez me sentiría de otro modo.
Pero a menudo vuelvo a casa a obscuras
y, desde la puerta de entrada,
en el rojo resplandor
puedo percibir
el violín de un  niño
y, al acercarme más,
una avefría,
la foto de un amigo muerto,
tres avellanas recogidas de un pozo,
y tres chamanes muy bronceados
que volaron todo el trayecto desde Asia
en una postal.
No planeé nada de esto y no sé si
los objetos e imágenes sagradas tienden a apiñarse
alrededor de una luz constante
o si
la constancia de una estrella pequeña,
a través de otras vidas y otras noches,
confiere ahora cierta santidad
... a las baratijas de mi vida.

sábado, 28 de noviembre de 2015

Cada lágrima enseña a los mortales una verdad

La inesperada marea,
la gran ola,
irrefrenable, se alza contra la roca,
anega el corazón ... sea primavera o invierno.
Emergiendo de un lenguaje que desaparece,
la palabra se hace presente cuando se la necesita.
Un sonido grave surge y retrocede,
con una precisión que serena el corazón.
Algunos mínimos sonidos
reverberan como madera estacionada,
inocultables verdades de los inviernos de la gente,
indicios de mil diferentes primaveras.
Hay pequeñas palabras irrefutables
que empequeñecen a los Césares;
territorios de la voz
que insinúan a través de la muerte y la generación
cómo se transmitió un secreto:
esa primera articulación,
cuando una vocal quedó atrapada
entre una consonante fuerte y tierna,
cuando alguien, angustiado,
profirió un nuevo y mortal sonido
que vivió hasta hoy,
un testimonio
ante el cual sucumbieron las olas y ... sobrevivieron.

viernes, 27 de noviembre de 2015

Prados astures regados con mi sangre

Esas colinas salvajes están al acecho.
¿Quizás después de todo, a pesar de todo, intenté abandonarlas,
mis colinas azul obscuro,
que eran el perímetro de la mitad del mundo?
¿Me fui inclinando tan despacio
como para poetizar sobre el brezo,
adaptando mi amor
para hacerlo encajar elegantemente
en los términos del discurso imparcial?
¿A quién creo engañar?
Conozco mucho más esas colinas.
Las sé azules, como hombros delicados.
Conozco el pasto rojo
que crece en los pantanos altos
y los apasionados brillos y sombras
de los altos lagos pantanosos.
Y también sé cómo,
en la obscuridad del invierno,
esas húmedas colinas llegan aullando por mi sangre
... como lobos.

jueves, 26 de noviembre de 2015

Quien puede retirarse no amó nunca

Pues no hay remedio ... ven a besarme y aléjate.
¡Ay! Ya cumplí con todo, de mí ya nada esperes; y una alegría siento, un júbilo del alma, porque así ... llanamente ... mi libertad recobro.
Estrecharnos la mano para siempre, los votos anular, y si un día se cruzan nuestras sendas, nadie pueda en tu frente descubrir, o en la mía, ni una sombra de aquellos primerizos amores.
Mas ahora que Amor da ya el postrer aliento, cuando, al faltarle el pulso, la Pasión queda muda, y la Fe se arrodilla junto al fúnebre lecho y la Inocencia acude a cerrarle los ojos
... ahora, si quisieras, cuando todos le huyen ... podrías retornarle de la muerte a la vida.

martes, 24 de noviembre de 2015

Hay lugares que nunca deberían desaparecer

                          Acto I

La pasión se compara con torrentes y arroyos; murmura el caudal leve, mas los hondos son mudos.   
Así, cuando el amor es locuaz, se diría que el lecho donde brota es escaso en hondura.
Los ricos en palabras, con palabras descubren que son pobres de aquello que el amor pediría.

                           Acto II

Dadme mis conchas de sosiego y mi bordón de fe ... como buen caminante; mi zurrón de alegría, que es manjar inmortal, mi redoma de gracia; dadme jubón de gloria ... que esperanza brindó ... e iré peregrinando.
Con sólo sangre el cuerpo he de curar y jamás otro bálsamo me espera, mientras el alma avanza ... peregrimo de paz ... hacia el país celeste, por montes plateados de las fuentes del néctar.
Allí yo he de besar el cáliz de la eterna bienandanza, y perdurablemente beberé en las colinas donde la dulce leche mana: si antes mi alma conoció la sed ... ya entonces para siempre ha de apagarse.

                           Acto III

Tal es el Tiempo, que nos toma a préstamo juventud y alegría y todos nuestros dones, pero sólo nos paga con la tierra y el polvo.
Él es quien, en la tumba silenciosa y sombría, cuando ya recorrimos todos nuestros senderos ... de nuestros días va a encerrar la historia; pero de este sepulcro, de esta tierra y ceniza ... confío en que el Señor ha de alzarme algún día.

viernes, 20 de noviembre de 2015

Ecos sin historia

Hay sonidos
en los que podemos confiar
y en los que confiamos:
      el viento en los árboles,
      el suave chasquido de las piedras, donde retrocede la marea.
      un bebé que llora de noche.
Nadie jamás se burló de esos sonidos
o trató de comprenderlos.
Son demasiado comunes para ser comprados o vendidos,
estaban acá antes que la palabra,
y legalmente carecen de importancia.
Interminablemente repetidos,
inmutables,
son sonidos sin una historia.
Solo ... consuelan y perturban la parte de arcilla del corazón.

jueves, 19 de noviembre de 2015

Amor, belleza, tiempo ... tres elementos

Cuando los hombres vean pasar tu flor, tu gloria, y tú, con ceño triste, sentada y solitaria, el último mensaje del espejo recibas con la mera verdad, diciendo: "Nada queda" ... heridas que me hiciste sentirás renovadas.
Si huyo de ti la llama, en mí el ardor perdura ... crecerá en mí la fe cuando tú ya declines.
En mí contemplará el mundo este milagro ... que el fuego puede arder, ya el leño consumido.
Entonces, lo que ha sido mi fe verás ... acaso ... y acaso los desdenes de antaño te entristezcan.
Tal vez te dolerá tu burla de mis lágrimas cuando ponga el invierno nieve en tu pelo obscuro ...

miércoles, 18 de noviembre de 2015

Torá

Obscura lengua materna,
rescátame,
me arrastran a mundos atroces
dónde no hay dolor o inocencia,
sólo las pequeñas penas silenciosas
y las elegantes alegrías del poder.
Alguien,
pragmático en sus deseos,
ha arrancado la luna de raíz.
Oh, mi rey de lata ahora está caído madre
... caído y roto,
mi rey de frente clara
que parecía no conocer ansias
se mató.
Vieja madre gutural,
ahora me siento despojada,
mi corazón nada ha aprendido
salvo la puñalada de sus propias ansias
y la tenebrosa verdad de un lenguaje medio obsoleto
que al menos conserva la resonancia
de la palpitante tierra errante.
Ahora trata de encontrarme piedras y barro, madre,
dame un lugar donde empezar,
enforzado y verde, un filo bajo la nieve,
porque este sitio y tiempo exigen incansablemente
algo que ... nunca aprenderé a entregar.

sábado, 14 de noviembre de 2015

Cierto tipo de sed

No hay tierra o suelo
tan propicio al paso de los humanos
como las losas cortadas por las lluvia
en mis colinas blancas.
Porosa como la piel,
la piedra caliza retumba con profundidad de mar, de tiempo,
aunque hay partes en que la lluvia la ha vuelto delgada
como la aleta de un pez.
En los surcos y las grietas
los helechos arquean sus puntas suaves.
Un sitio lleno de agua, seco como hueso,
únicamente con sed de adivino,
sed del inescrutable helecho
y la sed humana
... que golpea contra la piedra.

jueves, 12 de noviembre de 2015

Winter Birds

Algunas cosas no pueden ser encerradas en palabras,
los estorninos sobre un río de Noviembre ... por ejemplo:
el modo en que se elevan desde el borde de un tejado en una nube
dirigida por un coreógrafo oculto;
el modo en que suben, se agrupan y descienden,
tirando de alguna anteria desconocida del corazón humano;
el modo en que la nube se rompe y fusiona
las partes inferiores de las alas recogiendo toda la luz
que quedaba en el cielo del crepúsculo;
el modo en que vuelan y confluyen hacia el tejado de un depósito,
... un pájaro marrón tras otro.


https://www.youtube.com/watch?v=eyxXlSRq4Hw
 

Amare violino

A veces el amor se muere,
pero a veces, como un torrente sobre roca porosa,
desciende en la obscuridad interior de una colina,
se une a otros torrentes ocultos
para viajar a ciegas como el pez blanco de la cueva.
Renuncia a un cauce subterráneo
por la caverna que pasa debajo.
Sin ser visto, modela la colina,
y, como las cuerdas ocultas de la viola d´amore,
hace que la colina reverbere,
de modo que la gente que allí pasa
se pregunta por qué canta la colina ...
se pregunta por qué encuentra pozos ... 

lunes, 9 de noviembre de 2015

Venero sagrado

El agua vuelve, dura y con fuerza,
de las colinas quebradas.
La lluvia bajó por los poros de la piedra caliza
hasta que los obscuros arroyos alcanzaron el lecho
y ahora se abre paso,
más allá de las raíces del fresno,
hacia un cerco en la ladera
de piedras y estatuas.
Las imágenes de antiguas fertilidades
tal vez son el testimonio apenas
del milagro necesario
del agua retenida y acumulada
en un valle donde el agua es fugitiva.
Una María desconchada y torcida
se pone verde entre trapos y palos.
Su negocio mengua:
pechos enfermos, dolores reumáticos,
mayormente, las súplicas y las confidencias de la ancianidad.
Con todo, a veces
nadando en las aguas
que fueron bendecidas en el corazón laberíntico de la colina
... la anguila fulgura al pasar.

viernes, 6 de noviembre de 2015

El minimalismo de lo íntimo

Anda, alcanza una estrella errabunda, ve, grávida, a coger raíces de mandrágora, y dime dónde están los años idos ... o quién hendió los cascos del diablo.
Enséñame a escuchar canciones de sirena ... o a evitar que nos hieran las envidias.
Y descubre que viento haría prosperar a un corazón honesto.
Si sabes ver las cosas singulares y alcanzas lo invisible ... cabalga diez mil días con sus noches ... hasta que la vejez dé nieve a tus cabellos.
Al volver ... me dirás todas las maravillas que encontraste.
Y ... jurarasme entonces que en el mundo no viste ni una sola mujer que sea fiel.
Si la encontrases, dilo, que tal peregrinar sería dulce.
Pero no ... yo no iría.
Si al pasar tú era fiel ... y hasta el momento que la carta escribieras ... sería infiel a dos o tres antes que yo llegase.

miércoles, 4 de noviembre de 2015

Interpelación al hombre de muchos corazones (parte II)

¿Por qué me estás pidiendo que decida? Yo no soy ningún juez ni soy psicólogo. Eres dueño del nudo de tu lecho.

Pero aun así mis días y mis noches
son de verdad, con niños y balcones y una buena mujer.
Si, es verdad, até estos otros nudos,
pero preferiría no pensar en ellos
mientras hablo contigo sobre ella. Ahora no.
Si ella fuera un cuartucho en alquiler, yo pagaría.
Si ella fuera una vida que salvar, la salvaría.
Quizá es que soy hombre de muchos corazones.

¿Un hombre de muchos corazones? ¿Por qué tiemblas entonces en mi puerta? Un hombre de muchos corazones no me necesita.

Estoy atrapado en lo más hondo de su tinte.
Te permití atraparme, las manos en la masa,
atraparme con mi frenesí desatado en un reloj salvaje
para mi yegua, mi paloma y mi propio cuerpo limpio.
Quizá la gente diga que tengo serpientes en mis botas
pero te digo que, por una vez, tengo los estribos,
solo una vez, esta vez, en la copa.
El amor de una mujer está en la canción.
La llamé la mujer de rojo.
La llamé la niña de rosa
pero tenía diez colores
y ella era diez mujeres.
Apenas pude nombrarla.

Yo ya sé quién es. La has nombrado bastante.

Quizá no debería haberlo puesto en palabras.
Francamente, diría que soy peor besando,
ebrio como un flaustista, pateando los restos
y decidido a atarla para siempre.
Porque, ves, esta canción es la vida,
la vida que no puedo vivir yo.
Dios, incluso al pasar,
reparte monogamia como jerga,
Yo quería inscribirla en la ley.
Pero sabes que para esto no hay ley.

¡Hombre de muchos corazones, eres tonto!
Porque este año hay espinas en los tréboles
y le han robado al ganado el fruto
y las piedras del río
han absorbido los ojos de los hombres, hasta dejarlos secos,
estación tras estación,
y ha sido condenado todo lecho
no por la moralidad ni por la ley
... sino por el tiempo. 

lunes, 2 de noviembre de 2015

Interpelación al hombre de muchos corazones (parte I)

¿Quién es ella, esa que está en tus brazos?

Ella es a quien llevé mis huesos,
construyendo una casa que no era más que una cuna,
construyendo una vida más allá de una hora,
construyendo un castillo donde no habita nadie,
construyendo, al final, una canción
para así acompañar la ceremonia.

¿Por qué la trajiste aquí? ¿Por qué llamas a mi puerta con tus nimias historias y canciones?

Me había unido a ella como se unen hombre
y mujer y aun así no había lugar
ni para fiestas ni formalidades
y estas cosas importan a una mujer
y, ya ves, vivimos en un clima frio
y no se nos permite besarnos en la calle
así que inventé una canción incierta.
Mi canción se llamaba "Matrimonio".

¿Tú vienes a mi fuera de la unión y te limpias el pie aquí en mi entrada y me pides que mida tales cosas?

Nunca. Nunca. No mi mujer real.
Ella es mi verdadera bruja, mi tenedor, mi yegua,
madre de lágrimas, falda llena de infierno,
el sello de mis pesares, el sello de mis moratones
y también, si los portara, los niños
y también un lugar privado, un cuerpo hecho de huesos
que quisiera comprar, si pudiera comprarlo,
con la que me quisiera casar, si pudiera casarme.

¿Entonces por qué clavas los puños en tus bolsillos? ¿Por qué arrastras los pies como un colegial?

Durante años até este nudo en sueños.
He atravesado una puerta en mis sueños
y ella estaba allí de pie, vistiendo el delantal de mi madre.
Una vez gateó por una ventana con forma
de ojo de cerradura y llevaba puestos los pantalones
rosas de pana de mi hija y cada vez ataba a estas mujeres
con un nudo. Una vez vino una reina. A esa también la até.
Mas esto es algo que realmente até
y ahora ya la he amarrado bien.
La atrapé con mis cantos. La reduje.
La he aplastado con sólo una canción.
No había otro apartamento para ello.
No había otro cuarto para ello.
Sólo el nudo. El nudo de la cama.
Así puse mis manos sobre ella
reclamando sus ojos y su boca
como míos, también pedí su lengua

¡Hombre de muchos corazones, eres tonto!

domingo, 1 de noviembre de 2015

Balada para una mujer sola

Ves ... la lámpara está ajustada.
Giráme de doce a seis ... luego sabes a océano.
Un día te acurrucaste en una bola de dolor, lanzada al rincón como una colegiala.
Ven con tu martillo, tu cuero y tu rueda.
Ven con tu encaje; coge mi espejo, mis heridas y deshazlas.
Apaga la luz y ... estaremos cubiertos de papel negro.
Ahora es el momento de llamar la atención sobre nuestra cama ... un bosque de piel donde semillas explotan como balas.
Estamos en nuestro cuarto ... estamos en una caja de zapatos ... estamos en una caja de sangre ... estamos delicadamente magullados, pero no somos viejos ni fracasados.
Estamos aquí sobre una balsa ... exiliados del polvo.
El olor de la tierra ha desaparecido.
El olor de la sangre está aquí y el filo y su bala.
El tiempo está aquí y tú irás por su camino y serás centro solamente ... manzana.
Tu cara junto a la mía se volverá indiferente ... te tumbarás en la cama, orinarás y no existirá nada.
Ahora es el momento ... ahora.

sábado, 31 de octubre de 2015

Tertulia con los amigos muertos

La vida, ese camino tan estrecho, ese ciego marchar con una venda sobre los ojos sin que nadie entienda si habrá una luz en el final del trecho.
¿No cesará este fuego de mi pecho?
¿No cesará este rayo que en la senda me habita el corazón, sin que comprenda si es por mi mal o es para mi provecho?
Vivo dudando.
¿El fin será la nada?
¿Será la puerta de un abismo extraño?
El hombre desespera de su suerte.
Quiero soñar ... la carta está echada.
Y, porque no lo olvido, me acompaño del lazarillo sabio de la muerte.

viernes, 30 de octubre de 2015

La ley como el amor

Aunque un amable y claro cielo sonría una vez más sobre el condado de tu estima y regrese el color ... la tormenta te ha transformado. Jamás olvidarás.
La oscuridad borrando toda esperanza ... el viento profetizando tu caída. Has de vivir con esa certidumbre.
Allá lejos ... delante ... fuera de ti hay otros, en ausencias opacas de las que nunca oíste hablar, que sin duda han oído hablar de ti.
Serás desconocido en número y en género ... y a los que tú no gustas.
¿Qué diablos les hiciste? ¿Nada?
Nada no es la respuesta ... terminarán pensando (y cómo no pensarlo) que algo hiciste, en efecto, que algo has hecho; te verás deseando hacerles sonreír ... buscarás su amistad. No habrá tregua.
Plántales cara ... con todo tu coraje y todas las argucias de que seas capaz y ... con la conciencia clara a este respecto.
Su causa, si es que causa tienen, la han olvidado ... ellos odian tan sólo por el placer de odiar.

martes, 27 de octubre de 2015

El Poeta y yo (que no Platero), café, tango ...

No era un café, más bien era un garito:
sujetos con aspecto de matones,
muchachas provocando a los mirones,
y un ambiente de crápula y delito.
Platero y yo, y en medio aquel maldito
mundo de locas alucinaciones.
Hubo riña. Se helaron las canciones
y hablaron los cuchillos.
Sangre y rito. Y lo reconocimos:
Poeta era, más joven que el recuerdo,
rodeado de oscura turba de maleva gente.
Poeta, huésped de sombra en su quimera,
fingidor irreal de lo soñado,
desnudo espejo de mirada ausente.



 

lunes, 26 de octubre de 2015

Clave del arco

Amanece en los arcos tan hermanos,
sol a sol, brillo añejo de la aurora.
Arcos que traen la luz vendimiadora,
y vientos que acarician por serranos.
Arcos moros en paz, arcos tempranos,
fronteriza ilusión doblada ahora,
grácil reflejo, piedra voladora,
en los remansos dulces y cercanos.
Arcos, punta de lanza, altivo cerro,
corazón fantasmal y navegante,
inmóvil barco en una mar fingida.
Canta el gallo quizás, o ladra un perro.
Alumbra el sol el campo verdeante.
El verso nace ... ya es la amanecida.

domingo, 25 de octubre de 2015

Delicia en el pandemónium

La dulce negligencia
aliña con su gracia los vestidos;
el linón en los hombros,
puesto como al descuido;
un lazo vagabundo que, aquí y allí, engalana
el encarnado peto;
sencilla bocamanga, mas confusas
allí, y flotando, cintas;
y aquel lindo ondular (digno de nota)
en borrascosa falda;
descuidado, el cordón del calzado, que muestra
una civilidad algo bravía,
me hechizan más que el arte
demasiado preciso ... en cada parte.
 

sábado, 24 de octubre de 2015

Cuando nosotros nos separamos

Humm ... si besar pudiera esos ojos de fuego,
un millón apenas si sofocaría el deseo:
sin cesar impregnaría mis labios de deleite,
y moraría una eternidad en cada beso:
sin cesar te besaría a ti aferrada:
nada separaría mi beso del tuyo;
sin cesar nos besaríamos y besaríamos para siempre;
aun cuando su número excediese
las innumerables semillas de la amarilla cosecha.
Separarnos sería vano empeño:
¿podría desistir?
Humm ... ¡nunca, nunca!

jueves, 22 de octubre de 2015

Non cadere se

No te enamores de mí, a menos que sepas amar una tormenta.
Y no me refiero a ésas en donde dices "Amo bailar en la lluvia" o el "Caminemos a través de la nieve".
Soy una tormenta de ésas que destruyen y corrompen todo a su paso.
Soy tornado, huracán, ventisca, ola de marea ... de todo reunido en uno.
Nunca he sabido ser amable.
Yo no amo con suavidad, amo con intensidad.
No odio a la ligera, odio enérgicamente.
Así que, por favor, cuando me digas que amas las tormentas más de lo que amas los rayos de sol ...  dime que amas la idea de un tornado que te traga entero.

Versos para ponerle música

No hay júbilo que el mundo entregue como el que nos arrebata,
cuando el fulgor del primer pensamiento declina con el
torpe ocaso del sentimiento;
no es de las tersas mejillas de la juventud el rubor solo, que se marchita tan pronto,
mas el tierno brote del corazón se va, antes de que pase la
misma juventud.
Luego, los pocos, cuyos espíritus flotan sobre el naufragio de
la felicidad,
se ven empujados hacia los bajíos de la culpa o el océano de
los excesos:
el imán de su rumbo desaparecido, o sólo señala en vano
a la playa hacia la cual su vela flameante nunca más se tensará.
Luego la frialdad mortal del alma como la muerte misma
desciende;
no puede dolerse de los pesares ajenos, ni se atreve a imaginar
el suyo propio;
ese pesado frío ha helado la fuente de las lágrimas nuestras,
y aunque los ojos aún puedan brillar, en ellos el hielo aparece.
Oh, si pudiera sentir como sentía o ser lo que he sido,
o llorar como una vez llorar podía, sobre muchas escenas
desaparecidas;
como los arroyos que al encontrarlos en el desierto, dulce
parecen, aunque salobres sean,
así, en medio del marchito desecho de la vida, esas lágrimas
a mí fluirían.
 

martes, 20 de octubre de 2015

La muralla de Yériho

Imaginaré tus ojos brillantes en la corriente,
sí, se reunirán con la ola que ahora contemplo;
los míos no pueden ver, ni siquiera en sueños
... esa alegre honda que pasa por mi lado en su fluir.
La ola que lleva mis lágrimas no vuelve nunca:
¿volverá él, junto a quien esa onda pasará por su lado?.
Ambos hollamos tus márgenes, ambos vagamos por tu orilla,
yo junto a tu venero, el por la hondura azul obscuro.
Pero lo que nos mantiene apartados no es la distancia,
ni la profundidad de la onda, ni el espacio de la tierra,
sino las distracciones de diverso destino,
tan diversos como los climas de nuestro pensamiento.
Una dama ama a un forastero de esta tierra;
ella nació mas allá de las montañas, pero su sangre
es toda meridiana, como si nunca la hubiera abanicado
el negro viento que hiela las aguas polares.
Es vano luchar
Dejadme parecer joven,
vivir como he vivido y amar como he amado;
al polvo volver, si vuelvo, pues del polvo surgí,
y entonces, por fin, nunca más se conmoverá mi corazón. 

domingo, 18 de octubre de 2015

Si no levantas los ojos, creerás que eres el punto más bajo

Dos ranas saltaron dentro de un cubo de nata en una lechería.
- Más vale que nos demos por vencidas -croó una de ellas mientras se esforzaba en vano por salir-. Estamos perdidas.
- Sigue nadando -dijo la otra-. Saldremos de alguna manera.
- Es inútil -chilló la primera-. Es demasiado espeso para nadar, demasiado blando para saltar, demasiado resbaladizo para arrastrarse. Como de todas maneras hemos de morir algún día, mejor que sea esta noche.
Así que dejó de nadar y pereció ahogada.
Su amiga siguió nadando y nadando sin rendirse.
Y al amanecer se encontró sobre un bloque de mantequilla que ella misma había batido.
Y allí estaba, sonriente, comiéndose las moscas que acudían en bandadas de todas las direcciones.

sábado, 17 de octubre de 2015

American Tune

Observa cómo ha contado las venas azules en mi pecho. Además hay diez pecas.
Ahora va a la izquierda; ahora a la derecha.
Está construyendo una ciudad, una ciudad de carne.
Pero ... empieza de nuevo.
Ahora él me construye.
Con la gloria de los tablones me ha construido.
Con la maravilla del hormigón me ha moldeado.
Me ha puesto seiscientas señales callejeras.
Cuando yo bailaba construyó un museo.
Construyó diez manzanas mientras me movía sobre la cama.
Construyó un paso elevado cuando me marché.
Le di flores y construyó un aeropuerto.
A modo de semáforos repartió rojas y verdes piruletas.
Aunque en mi corazón soy Go Children Slow ...

jueves, 15 de octubre de 2015

L´Allegro

Cuando un poema escriba,
piensa que a ti he elevado mis plegarias,
la religión guardando de otros tiempos,...
pidiéndote, amado, que me ayudaras.
Alláname el camino
siempre que yo,
honrándote, doblada la rodilla,
una canción te ofrezca.
He de brindarte cirios,
también un altar nuevo;
y tú, mi amor, el nombre
tendrás en mi salterio.

domingo, 11 de octubre de 2015

¿Te dejarías llevar?

No encuentro paz, y combatir no puedo;
y espero, y temo; y ardo, y hielo soy;
y vuelo sobre el cielo, y yazgo en tierra;...
y todo el mundo abrazo, y ... nada aprieto.
Alguien me tiene presa, y no me abre,
ni cierra, ni me deja, ni retiene;
y no me mata Amor, y no me libra,
y ni me quiere viva, ni molesta.
Sin ojos veo, y sin lengua grito;
y ansío perecer, y pido ayuda;
y a mí misma me odio, y ... amo a otro.
Nútrome de dolor, llorando río;
tanto morir como vivir me hastía;
por vos, caballero, en tal estado estoy.

jueves, 1 de octubre de 2015

Leve ... demoledora

Alguien ha dejado, secretamente, una flor de amor en mi mano.
Alguien me ha robado el corazón y lo ha esparcido por el cielo ... a los cuatro vientos.
Y no sé si lo he encontrado, o si lo busco por todas partes ... si esto que siento es una punzada de dicha o de dolor....
Ahora es de noche, y noto, a cada paso, tu camino en la oscuridad, y el olor de las flores que llena el silencio ... como si fuera eso que dice bajito la madre al niño, cuando la luz se ha apagado.
Te tengo apretada la mano y tu contacto
... está conmigo en mi soledad.

martes, 22 de septiembre de 2015

Le queda un dedo al día

Yo viajera he encontrado una serpiente en la mesa del Poeta.
Y, sin embargo, ignoro aún qué he visto ... aunque bien sepa que la palabra, recayendo otra vez sobre mí, ha de decirme a qué porción de tu secreto pertenezco.
Tal vez, mientras tu hablabas, yo pude adivinar aquella oscura complicidad de tu nombre con la luz, o tú mismo me hayas dado por abundancia de ti el sésamo desde tu rapidísima quietud.
Pero yo volveré.
Yo que he viajado ... volveré.
Y acaso vea entonces al Poeta en el lúcido ojo de la hipnótica serpiente.

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Mercadera de palabras IV

Tú y yo, que solamente a un estudio nos dimos,
el de amarnos, y el día, con tales pensamientos,
jubiloso surgía y moría, ya el arte
odioso del olvido ahora aprenderemos.
Tú y yo, que no quisimos otros celestes dones
salvo nosotros mismos, ni anhelamos la vida
fuera de tal deseo, ya todo lo borramos
como escrito sin fe: sólo palabras, polvo.
Mas dan su testimonio votos de enamorada
y los castos deseos, que nunca se deslizan
a ilícitos ardores; testimonio este pecho
que en el tuyo encontró el reposo y el áncora;
en nosotros no hay culpa: a asegurar me atrevo
mi fe de niña, el blanco y limpio designio,
puros como tú mismo ...
Ahora, separémonos; corazones que huyen
son alma divorciada que se aparta del cuerpo.

domingo, 6 de septiembre de 2015

Mi harapiento cariño

Señor de mis amores, a quien en vasallaje tu mérito tiene tan fuertemente ligado mi deber, a ti envío esta escrita embajada como testimonio de mi respeto ... no como de ingenio alarde.
Deber tan grande que ingenio tan pobre como el mío, pudiese parecer escaso, falto de palabras su muestrario ... pero que algún buen pensamiento tuyo ... nacido de tu alma, toda desnuda ... lo cubrirá.
Hasta que cualquier estrella que en su movimiento guía  me distinga graciosamente con bello aspecto ... y cubra de atuendo mi harapiento cariño ... para poder mostrarme digna de tu amable respeto.
Entonces podré ufanarme de cuánto te amo ... pues antes no me mostraré ... donde tú puedas probarme.
Agotada de faenar  me apresuro al lecho, pero entonces comienza en mi cabeza un viaje ... que hace trabajar mi mente mientras el cuerpo descansa ... porque mis pensamientos, lejos de su morada, emprenden un celoso peregrinaje hacia tí ... y mantienen mis hundidos parpádos completamente abiertos, mirando en la oscuridad lo que ven los ciegos ... salvo que esta imaginaria visión del alma ... presenta tu sombra a mis ojos sin vista, que como joya suspendida, hace de la nocturnidad belleza ...
He aquí que mis miembros por el día ... mi mente por la noche ... por tí, y por mí ... reposo nunca encuentran.

jueves, 27 de agosto de 2015

A la tierna infancia

Nunca hagáis befa del niño, simple de él, que se figura espléndido y gran cosa en su caballo de madera, vosotros los buenos; también nosotros andamos escasos de hechos y sobrados de ocurrencias.
¿Acaso nace, como el rayo de la nube, inspirado y maduro el acto de la idea?
¿Sigue el fruto, como al obscuro follaje del bosque, al escrito callado?
Y el silencio en la gente, ¿es ya la celebración antes de la fiesta? ¿El temor que anuncia al dios?
Entonces llevadme amigos a que expíe la infamia.
Demasiado hace que ando errante, cual profana, por este taller en ciernes del espíritu creador, lo que florece, eso sí lo veo, de lo que trama ... no me entero.
Y presentir es dulce, pero también un dolor, ya son bastantes años que vivo en mortal amor incomprensible, en duda, siempre conmovido ante él, ese que, siempre con ánimo amoroso, a mi lado, sonriendo a lo mortal donde titubeo, avanza la tarea constante de hacer madurar la pura profundidad de la vida.

sábado, 15 de agosto de 2015

Versos tardos

Qué poco importa, pasados con mucho los sesenta, dónde uno mire ... uno ya ha estado allá.
Sube humo de madera entre los árboles, lo atrapa una corriente de aire alta, y lo arrastra un remolino. Pero así ha sido muchas veces.
Tienen los árboles aspecto de llevar nombres tristes y seguir en las mismas, diciendo una y otra vez una misma cosa, en una especie de tumulto, porque un contrario, una contradicción, los tiene enfurecidos y con deseos de hacerlo callar.
¿Qué contrario? ¿Será esa mancha amarilla, el lado de una casa, lo que le hace a uno pensar que está riéndose la casa; o estas escentes, esantes pre-personae: primera mosca, una cómica infanta entre los trágicos drapeados, puerilidad de forsitia, una fracción de creencia, espectro y hechuras de la desnuda magnolia?
La vida del Poema en la mente aún no ha comenzado.
Aún no habías nacido cuando los árboles eran cristal ni has nacido ahora ... en esta vigilia dentro de un sueño.

jueves, 13 de agosto de 2015

La pequeña Poesía

¿De qué tratan los poemas?
Yo diría que la gran poesía es siempre un homenaje y que si el poema no es un canto, entonces no pertenece a la Gran Poesía.
Existe una Poesía Pequeña perfectamente noble, "bien escrita", interesante y de gran valor.
Esos Poetas son sumamente agradables y pertenecen al mundo de la poesía pequeña, la cual subsiste como sombra y recordatorio de la grande.
Lo relevante es que la pequeña no tendría interés si no existiera la "otra", del mismo modo que los gatos son preciosos por sí mismos, pero sobre todo en tanto que descendientes domesticados del tigre.
Tigres en miniatura que permiten admirar su apariencia grácil, flexible, su vida secreta, en el dormitorio.
Un tigre no cabe en una alcoba ...

lunes, 10 de agosto de 2015

El viento es el concepto que se tenga de Él

El cielo parecía muy pequeño aquel día de invierno, una luz sucia sobre un mundo exánime, contraído lo mismo que un palo marchito.
La sombra de la nube y el frío no era, sino una sensación de distancia del Sol ... sombra de una sensación propia ... saber que el día real era muchísimo menos. Únicamente el viento parecía amplio y sonoro y alto y recio.
Y mientras él pensaba dentro del pensamiento del viento, sin saber que aquel pensamiento no era suyo ni el de nadie ... la imagen apropiada de sí mismo, así formada, se convirtió en él y respiró el aire de otra naturaleza como la suya, pero tan solo su aire momentáneo, tan fuera y más allá de la luz sucia, que no podía ser nunca animal ... una naturaleza aún sin forma, salvo la suya: si acaso, la suya ... en el ocio violento de un domingo.

domingo, 9 de agosto de 2015

El nacimiento del Sol

¿Dónde paras? Ebria trasluce mi alma
de todas tus delicias; pues acabo de oír
cómo, rebosante de dorados sones,
el encantador vástago del Sol
toca su canción de la tarde en la lira celestial;
bosques y colinas se hacían eco en derredor,
aunque ya se fue lejos, donde los pueblos piadosos
que todavía lo veneran.
 

lunes, 6 de julio de 2015

La imagen del Amor

¡Hola! ... ¿me esperabas?
Ven sientate a mi lado, hablemos como dos viejos amigos; te murmuraré mis historias, te abriré mi corazón y mi maltrecha alma.
Ambos sabemos que estar aquí es una elección ... tú eliges venir a escucharme, y yo decido qué y cuándo te hablo ... pero en realidad pretendo ... que un día cualquiera ... me necesites.
Tiene el amor señales que persigue el hombre ... y un observador inteligente puede descubrir.
La primera de todas en la insistencia de la mirada ... porque es el ojo una puerta abierta del alma ... que deja ver sus interioridades ... revela su intimidad ... y ... delata sus secretos.
Por eso, la amante, cuando mira no pestañea, muda su mirada donde su amado muda ... se retira donde él se retira ... y ... se enclina donde él se inclina ... como hace el camaleón con el sol y los girasoles.

domingo, 14 de junio de 2015

Sin ti

Esas partes tuyas que los ojos del mundo ven, en nada el corazón mejorarlas puede ... todas las lenguas ... voces del alma ... lo dan por hecho, pues es verdad pura ... que hasta el adversario admite.
Tu exterior coronado así queda por exteriores alabanzas ... pero esas mismas lenguas que a tí se deben ... emplean otro acento para desconcertar tu elogio ... llegando más allá de lo que tus ojos muestran.
Buscan dentro de tí la cobardía de tu espíritu y la miden en conjetura con tus hechos; entonces con rústicos pensamientos ... añaden a tu muerta flor la pestilencia de los hierbajos.
Pero el porqué de que tu olor no encaje con lo que muestras ... tiene la culpa el suelo comunal en el que creces.
Mis palabas de amor ... ya no te pertenecen.

martes, 2 de junio de 2015

Iesus Nazarenvs Rex Ivdaeorvm

Era verano mientras andaba por el parque escuchando a las ranas exhalar desde el estanque, observando el desfile de magníficas nubes cruzar el cielo abierto sin inquietud.
Estación en que amantes y escritores encuentran un idioma cambiante para cosas cambiantes.
Un énfasis en nuevos nombres y en el brazo una mano reciente con un poder reciente.
Y pensando estas cosas vi de pronto a un hombre solitario que lloraba en un banco ... la cabeza abatida, la boca deformada ... impotente y grotesco como un embrión de pollo.
Y así recuerdo a todos aquellos cuya muerte es condición forzosa de este tiempo impulsivo ... los mismos que, ahora tristes, solo buscan o esperan la intimidad del diálogo estival que se apaga en silencio ... sumiéndoles en llanto.

jueves, 28 de mayo de 2015

El baile de la luna y el rocío

¡Oh, Soledad, si tengo que convivir contigo que no sea en la maraña de oscuros edificios!
Asciende la ladera conmigo, desde donde esta cuenca ... sus pendientes floridas ... sus aguas cristalinas que ocupan sólo un palmo, y velar contigo bajo un dosel de ramas ... donde el brinco del ciervo asusta a las abejas sobre las dedaleras.
Pero aunque seguiremos con gozo estas escenas ... el placer de mi alma es el dulce diálogo con una mente pura, cuyas palabras muestran ideas delicadas. Seguro que esto es casi la dicha más auténtica del espíritu humano ... cuando a tus madrigueras van dos almas gemelas.
Si fuera un hombre apuesto mis suspiros tendrían su eco en esas conchas de marfil, tus oídos, y hallarian tu amable corazón: de esta forma la pasión me armaría en mi empeño. Pero no soy un caballero que mata a su enemigo ... en mi pecho orgulloso no brilla la coraza ... ni soy feliz pastor del valle cuyos labios temblaran ante alguna mirada de doncella.
Pero tengo que amarte y llamarte dulce, más dulce que la miel de las rosas de Haifa cuando están impregnadas de un rocío embriagante. Probaré ese rocío, porque me favorece y, cuando la luna muestre su rostro nacilento ... cogeré algunas gotas con conjuros y hechizos.
Este tierno relato es como una arboleda: los versos se entrelazan, lozanos y melosos, para que el que los lea halle un lugar tan dulce, que en cualquier recoveco se detenga inspirado y sienta algunas veces las gotas de rocío caer sobre su rostro ... repentinas y frescas.
¡Ah, cuánta fuerza tiene la sencillez más pura!

miércoles, 13 de mayo de 2015

La magia en una pintura

En tus ojos me veo, y ... compadezco mi ardiente retrato de tu mirada.
Ese dibujo, anegado en transparente lágrima, veo al bajar la vista.
Si poseyeras el avieso ingenio de matar con láminas hechas y malogradas ... ¿cuántos modos tendrías de ejecutar tus ansias?
Mas tus lágrimas dulces y amargas he sorbido, y ... me alejo de ti si viertes otras.
Borrado mi retrato, se desvanece el miedo al daño que pudieras hacerme con tu arte.
Aunque de mí conserves una pintura más ... esa ... en tu mismo corazón encerrada, no ocultará malicia.

viernes, 1 de mayo de 2015

Herida ... destierro

Lo peor es creer que se tiene razón por haberla tenido o esperar que la historia devane los relojes y nos devuelva intactos al tiempo en que quisiéramos que todo comenzase.
Pues ni antes ni después existe ese comienzo y el presente es su negación y tú su fruto ... hermano  consumido en habitar tu sombra.
Lo peor es no ver que la nostalgia es señal del engaño o que este otoño la misma sangre que tuvimos canta más cierta en otros labios.
Y peor es aún ascender como un globo ... quedarse a medio cielo ... deshincharse despacio ... caer en los tejados de espaldas a la plaza, no volver al gran día.
La gloria de aquel acto era toda futura.
Pero tú olvidas cuanto pusiste en él, mientras los muertos brotando están a flor de tierra ahora para hacer con sus manos la casa ... el pan y ... la mañana nuestra.
Y tú en tu otoño de recordatorios, en tu rosario quieto, igual que un héroe de metal fundido, famoso en pocos metros a la redonda, ilustre en ignorancia de la hora inmediata y ... casi sordo de tristeza.
Pienso si no supiste combatir ... si no te defendiste por donde más te herían o ... acaso ignorabas que el destierro es a veces más cruel que la muerte.
Sobremueres.
Te han vendido a ti mismo ... a tu perfil lejano entre metralla y cantos o te has dejado herir con un solo disparo de luz petrificada ... en la boca del alma.

viernes, 24 de abril de 2015

Premios Dardos 2015

"El premio es otorgado en reconocimiento a valores personales, culturales, éticos y literarios que son transmitidos a través de una forma creativa y original mediante la escritura. La insignia fue creada con el afán de promover la hermandad entre bloggers, mostrar cariño y gratitud por añadir valor a la blogosfera”.
http://biombohistorico.blogspot.com.es/2015/04/premios-dardos-2015.html

Normas


  1. Incluir la fotografía del premio.
  2. Mencionar y enlazar al blog que te lo otorga
  3. Entregar el galardón a otros blogs merecedores de nuestro reconocimiento.
DAPAZZI, me ha otorgado un premio Dardos 2015. Muchísimas gracias y mi primer dardo para él, pues su blog es magnífico.
Los restantes (entre tantos) podrían ser: 
 
Caos Organizado
Encuadre Subjetivo
La antorcha de Kraus
Confesionesdeunmirón  
 
 

domingo, 19 de abril de 2015

Home Sweet Home

Cuando, para templar la desconfianza de algunos comensales y entrar luego en materia, o en el campo de golf, cerrado ya el acuerdo para evitar rencores, hace algún comentario de su hogar, no menciona jamás a su adorado esposo (perdido tiempo atrás) sino que habla orgullosa de su hijo ... ese travieso heredero de moratones recibidos e infligidos de bastonazos soportados con estoicismo para salvar a un compañero.
O ... exige que veneren a su piadosa madre, sirviendo el té a los huéspedes con regios ademanes.
Pero ... ¿a quién de los dos ha invitado a pasar el domingo con ella?
Después de negociar otra fusión, viaja sin compañía ... para evitar ser victima de la ruin bestezuela que aún moja las sábanas y no sabe silbar ... un chivato, un llorica, un fracaso.
De los insultos de la bruja desaliñada que amontona botellas debajo del colchón, y escupe y grita obscenidades en lo alto del rellano.
Peor aún, para no contemplar una alianza impía ... la Juventud robando a la Vejez la llave de la cómoda, la Vejez enseñando a la Juventud a mentir con descaro.
Desgracias familiares que ha de ocultar al mundo.
Vería en ella a la mala de este hogar, culpable de asustar a un niño delicado con voz atronadora, de enloquecer a una madre amorosa con helado desdén.
Además (lo que puede explicar porqué no ha cambiado su testamento), tiene la sensación, tal vez superticiosa, de que la odian y temen por su bien ... si se arrancaran las caretas y se mostraran dignos de su afecto, cariñosos, cuerdos y viriles ... caería muerta.

viernes, 10 de abril de 2015

¿Quién es ella, esa que está en tus brazos?

Ella es a quien llevé mis huesos,
construyendo una casa que no era más que una cuna,
construyendo una vida más allá de una hora,
construyendo un castillo donde no habita nadie,
construyendo, al final, una canción
para así acompañar la ceremonia.
Pero sufro un tormento. No tenemos lugar.
La cuna compartida es casi una prisión
donde no me permiten decir cariño,
pastelito, lacito de amor, medallón,
mi san Valentín, mi chica de oro, mi graciosa y todas
esas tonterías que uno dice en la cama.
Decir que me he acostado con ella no es bastante.
No sólo la he tumbado sobre el lecho.
Yo la he atado fuerte con un nudo.

domingo, 29 de marzo de 2015

Percibimos la verdad dudando

Nada puedo decirte, y te diría ...
No quieres escuchar, y nada digo.
Y pongo a mi silencio por testigo...
de aquello que el amor no callaría.
Esas palabras muertas cada día,
que no pronuncio cuando estoy contigo,
que quiero liberar y que desdigo,
que tú no has escuchado todavía.
Mas, sin decirte nada, digo todo,
y tú lo sabes bien, sordo de amores,
porque tu mudo amor sella mi boca.
Si no quieres saberlo de otro modo,
ahoga entre tus besos mis clamores
y, sin dejarme hablar, vuélveme loca.

jueves, 12 de marzo de 2015

Un paseo después de anochecer

En mi cerebro ha tiempo habita como en su casa un gato hermoso, dulce, adorable y misterioso. Se queja, malla y nunca grita.
Su timbre es tierno y discreto ... pero calmoso o furibundo ... es siempre rico y profundo: aquí está todo su secreto.
Y esta su voz, cuyo hilo terso canta en mi fondo tenebroso, me aviva, filtro misterioso, me llena con un amplio verso.
Mis males deja adormecidos ... agita mis fiebres radiosas; para decir las grandes cosas no necesita de sonidos.
No ... no conozco arco que muerda sobre mi corazón doliente, y que haga más gloriosamente cantar su más vibrante cuerda ... que tu voz ... gato misterioso, gato seráfico y sensual, donde, como en lo espiritual ... todo es sutil y armonioso.

martes, 3 de marzo de 2015

Quiero el aire que tiene tu alma

El amor en mi seno, como abeja, viene a libar dulzura ... y conmigo sus alas o sus pies van jugando.
Ha anidado en mis ojos y en mi suave pecho se hizo una yacija; mis besos son su gozo cotidiano ... mas me quita el sosiego.
Loco ... ¿por qué lo haces?
Si me duermo, se posa con delicado vuelo y hace de mi rodilla su almohada ... y allí se quedará toda la noche.
Si taño mi laúd, él afina las cuerdas
El de la melodia si yo canto
Todas las cosas lindas él me presta
... pero, cruel, el corazón me ha herido.
Quieto ya, loco ... ¡Basta!
Si no, todos los días yo con rosas te azotaré, hasta echarte, y te ataré, cuando jugar desees ... por castigar tu agravio.
Mis ojos cerraré para que dentro quedes, te obligaré a ayunar por tu pecado, ni un alfiler daré por tus poderes.
Mas ... ¿qué ganaría si le tengo contrario?
¿Qué ganaré si azoto al niño loco con varejón o palo?
Siendo un dios, en desquite angustias ha de darme.
Siéntate, pues, tranquilo, en mi rodilla, y que mi pecho sea tu morada: asómate a mis ojos ... que me gustas.
Apiádate, amor, no te alejes ... retoza aquí conmigo.

viernes, 20 de febrero de 2015

Aquello que aprisiona un cinto

Aquello que ciñó su delgada cintura
ataré yo en mi frente alborozada;
ni un solo rey negara su corona
para hacer con sus brazos lo que pudo este cinto.
Era la esfera extrema de mi cielo,
la cerca que guardó a mi ciervo lindo;
mi alegría y mis cuitas, mi amor y mi esperanza
giraban en su círculo.
¡Angosto espacio!. Mas allí moraba
cuanto en el mundo existe de bondad y hermosura.
Dadme lo que este cinto aprisionaba
y quitad lo demás que el sol, rodando, alumbra.

viernes, 6 de febrero de 2015

Mi mundo se ha ido por el puto desagüe

Muriendo, dejaste la gran tristeza de lo Eterno en mi vida.
Pintaste el horizonte de mi pensamiento en los colores de ocaso de tu despedida, y regaste un rastro de lágrimas por la tierra, que llegaba al cielo del amor.
En tus amados brazos la vida y la muerte se unían en mi como en un casamiento.
Me parece estar viéndote en vela en el balcón ... allí donde se encuentran el comienzo y el fin de todas las cosas.
Mi mundo se fue por las puertas que abriste, poniendo en tus labios la copa de la muerte, que llenabas de la vida de los tuyos.
Cuando, muriendo tu, moriste en todo lo que estaba fuera de mi, te desvaneciste de las mil cosas del mundo para renacer plenamente en mi pena ... y sentí que mi vida se había hecho perfecta, que hombre y mujer eran ya uno en mi para siempre.
Querido, pon orden y hermosura en mi vida desamparada ... como los pusiste en mi casa cuando vivías.
Barre de mi las sombras polvorientas de las horas, llena mis tinajas vacías ... repasa todo lo descuidado.
Cuando todo esté ya listo, abre la puerta interior del santuario y, quizá, volvamos a encontrarnos en silencio ante nuestro Dios.

viernes, 30 de enero de 2015

Música, Música, Música ... su poder

En su origen el mundo fue un gran golpe de címbalo,
con los vientos discordes en el niño universo.
Toda música fue como un solo sonido
en los huecos peñascos y en las fuentes cantoras.
El Creador hizo acordar los sonidos más ásperos,
modulando una música con tañer de trompetas:
arrancó de lugares muy sombríos el eco,
y allí donde habitó supo construir órganos,
En tan grato lugar todo se emparejó,
así vírgenes tiples con los bajos viriles.
De este modo nació la progenie melódica
que acabó por formar armoniosas familias.
Al laúd unos fueron, otros a la viola,
y hubo quien eligió la corneta elocuente
dedicándose al viento o pulsando las cuerdas,
cantos de gloria humana o de coros celestes.
Así acaba la música, cual mosaico del aire,
convirtiendo su canto en la sacra armonía
con la cual el imperio del oído conquista
abarcando el espacio entre cielos y tierra.
 

domingo, 18 de enero de 2015

¿Qué dirás esta noche, alma mía terrenal?

Hay perfumes que en toda sustancia material hallan poros.
Diríase que filtran el cristal.
Cuando abrimos un cofre que nos viene de oriente y cuya cerradura rechina agudamente, o en un cuarto desierto, un armario escondido lleno del acre olor del tiempo, envejecido, encontramos, a veces, un frasco que aún envuelve el perfume inextinto de un alma que nos vuelve.
Vagas ideas ... como abatidas crisálidas sobre él dormían en las tinieblas, inválidas, y al cogerlo se escapan en un vuelo sonoro, tintas de rosa, envueltas de azul ... láminas de oro.
He aquí el recuerdo:  pasa por el aire triunfante ... cierra nuestras pupilas ... vértigo deslumbrante se apodera del alma y la empuja a dos manos ... al abismo en que duermen los dolores humanos.
Ella contempla el negro abismo centenario, y como embalsamado que rompe su sudario ... se le desvela el mudo cadáver espectral de un viejo amor, ya rancio ... discreto y sepulcral.
Mañana, cuando extintos mi dolor y mi estro, yo esté hundida en el fondo del armario siniestro, y los hombres me olviden y me arrojen con asco ... decrépita, viscosa, sucia como hendido frasco ... yo he de ser tu sepulcro, testigo de tu fuerza y de tu virulencia.
 

miércoles, 7 de enero de 2015

Mis preguntas se han cansado de mentir

El vacío es un triste compañero para el amor.
No hay cofre que lo guarde.
Por el humo se sabe en dónde arde el fuego de un amor ... si es verdadero.
No grito por las calles que te quiero ... pues no es cosa de hacer ningún alarde.
Tú vas en mí, y en tu mirar la tarde, y ... en los dos un silencio traicionero.
Bien sabes que es verdad.
Proclamaría lo que me das ... lo que me has dado ... todo aquello que en mis sueños es tenerte.
Y, sin vivirlo nunca, viviría lo que vivir no puedo de otro modo
... el trámite vulgar de conocerte.