miércoles, 18 de septiembre de 2019

Adobado con ternura

La margarita sigue dócilmente los caminos del sol, hasta que acaba su paseo de oro y se sienta muy tímida a sus pies.
El sol cuando despierta ve a la flor.
- "Vagabunda, ¿por qué has venido aquí?".
- "Porque el amor es dulce".
La flor somos nosotros, y Tú el sol.
Perdónanos si cuando mengua el día sigilosos a Ti nos acercamos.
Enamorados del ocaso esquivo, de la paz, de la huida y la amatista
... de los dones que en sí trae la noche.

martes, 10 de septiembre de 2019

Y tu obscura locura

Enséñale, cuando pronuncie nombres, a decir también éste; con sus labios de fresa, balbucientes,
como me sonaría de estar mi oído cerca de su nido,
como hoy mi pensamiento,
como me sonaría,
"no impidáis que se acerquen",
un nombre como el de Norma Jeane.
Resplandeciendo en oro y apagándose en púrpura, con saltos de leopardo hasta los cielos, luego a los pies del horizonte antiguo abatiendo su rostro que se muere manchando ... donde las nutrias abren sus ventanas, rozando los tejados,
coloreando los trojes,
dando un beso al sombrero de los prados.
Y ... el día ilusionista ya se ha ido.

miércoles, 4 de septiembre de 2019

No es lo mismo marcharse que huir

No podía pararse por la muerte, pero ella, amable, se paró por mí.
En su coche sólo íbamos nosotros y la inmortalidad.
Conducía despacio, sin tener prisa alguna, yo ya había olvidado como ella mi trabajo y tiempo libre, correspondiendo a su amabilidad.
Atrás quedó la escuela, con los niños jugando en el recreo con sus corros, y nos vieron pasar unos trigales y la puesta de sol.
Fue más bien él quien nos adelantó.
Era frío el rocío, tiritaba puesto que era de gasa mi vestido y mi chal sólo tul.
Cuando nos detuvimos vi una casa que parecía un bulto sobre el suelo; apenas el tejado era visible, y la cornisa estaba a ras de tierra.
Hace ya siglos de eso ... y sin embargo me parecen más próximos que el día en que al fin comprendí que los caballos se encaminaban a la eternidad.

lunes, 2 de septiembre de 2019

Cuando el eco huele a grito

No solamente hay cuartos encantados y casas con fantasmas, más que en otro lugar son inquietantes los pasadizos que hay en el cerebro.
A medianoche es menos peligroso un fantasma de fuera que tropezarse dentro con el huésped más frío.
Es menos peligroso resolver una abadía y todos sus sepulcros, que inerme tropezar con uno mismo en un lugar desierto.
Uno mismo escondido tras sí mismo causa mayor temor ... un asesino oculto en nuestra casa no va a espantarnos tanto.
Porque el cuerpo echa mano de un revólver, puede atrancar la puerta,
y así se olvida de un peor espectro o de algo más ...


jueves, 22 de agosto de 2019

Nana a la nena de la pena

Si pudiera impedir que un corazón se rompa ... no habré vivido en vano.
Si pudiera calmar el dolor de una vida, o hacer más llevadera una tristeza ... no habré vivido en vano.
Mediodía es el gozne, el final de la tarde el cortinón; la puesta es empujada por la aurora hasta que todo el mundo queda abierto.
Mis mejores amigos son aquellos a quienes nunca he dicho una palabra.
Las estrellas que vienen para verme cuando llega su tiempo no me han juzgado nunca descortés a pesar de no haber correspondido a su visita celestial.
Mi cara inconmovible y respetuosa ya les parece suficiente cortesía.


lunes, 19 de agosto de 2019

Desconocido amado

Hay un trecho muy corto hasta la casa desde cualquier humano corazón; allí tiene en arriendo indiscutible a un inquilino blanco.
El camino es estrecho, el peligro inminente; que nuestro entendimiento empiece a andar y se olvide de su antiguo vecino.
No puedo avergonzarme porque no puedo ver el amor que me ofreces.
Lo que es muy grande anula la modestia.
Ni sentirme orgullosa porque tan alta cumbre significa exigencias alpinas, y también ventajas de la nieve.
Aun antes de la vida está el amor, y después de la muerte allí estará ...
antes de hacer el mundo y también como un signo de lo humano.

miércoles, 14 de agosto de 2019

Vamos a suponer

Lo que es mejor no puede verse nunca: la perla, lo que es justo, el pensamiento.
Rehúye el aire público ... es auténtico y raro.
La cápsula del viento ... lo que envuelve la mente se muestran como cáscaras.
Pero el germen del germen ¿dónde está?.
Seguiremos sin una despedida para ahorrarnos así tomar nota de ausencias.
Pensando que en el sitio donde estaba la podría encontrar si me lo propusiera.
Por eso no echo en falta a los que ya murieron.
La clara relación que tiene el alma con la inmortalidad se descubre mejor en el peligro y en un desastre súbito.
Lo mismo que un relámpago hace ver jirones de un paisaje insospechados que aparecen tan sólo ante un destello y un chasquido que cogen por sorpresa.