domingo, 18 de mayo de 2014

Como tú sabes

El alba de la bienaventuranza sopla hacia donde tú sabes.
Por el reino de quien sabes ... pasa cuando tú sabes.

Del secreto retiro eres heraldo, y te esperan.
Acude no por mandato, sino tal ... como tú sabes.

Di que me huye, de la mano el alma amada.
Insufla en ella, con tu boca granate ... lo que tú sabes.

Dos palabras he escrito de un modo que nadie entiende.
Por tu majestad y grandeza léelas ... como tú sabes.

Tu espada y nosotros somos como el sedimento y el agua.
Al cautivo que prendiste mátalo ... como tú sabes.

¿Cómo anudar la esperanza al cinturón de brocado, pues queda junto a un detalle ... que tú sabes?

En este asunto, querido, da igual el turco que el árabe.
Cuenta la historia de amor en la lengua ... que tú sabes.

lunes, 12 de mayo de 2014

Si no avanzas, siempre puedes volver

Venían como turbios guerreros, como las metamorfosis de dios en cerrado escuadrón ... interminables.
Venían como hembras hambrientas a las alucinadas puertas de la noche.
Venían como reptiles que a la vez fueran pájaros de bífido canto.
Venían en bandadas rodeando tu frente, haciendo crujir tus huesos como crujen los muros de una torre cercada.
Se oían en el horizonte como manada o mar de búfalos salvajes.
Tú me llamaste.
Venían como un torbellino, en un solo tropel o en una sola y poderosa voz.
Mas yo estaba a tu lado ... experta al fin en todas las derrotas.
Podía ... y quise combatir contigo.

miércoles, 7 de mayo de 2014

For Once In My Life

Sólo una vez supe para qué servía la vida.
Era de noche y, de repente, lo entendí.
Caminé y observé las luces mimetizándose, todas de neón, luces estroboscópicas ... abriendo sus bocas como cantantes de ópera.
Conté las estrellas, mis pequeñas defensoras ... mis cicatrices de margarita, y comprendí que paseaba mi amor por la orilla verde noche, y ... lloré.
Vacié mi corazón hacia las noches del este, y ... lloré.
Vacié mi corazón hacia las noches del oeste, y ... llevé
... mi verdad sobre un pequeño puente encorvado y apresuré mi verdad, su encanto, hacia casa y atesoré estas constantes hasta el amanecer
... sólo para descubrir que se habían ido.

domingo, 4 de mayo de 2014

The Story Of The Other Woman

Ella es propiedad privada en su cama ... donde respira mientras el cuerpo de él despega y vuela ... tan recto como una flecha.
Pero ... esto es una mala traducción.
La luz del día no es amiga de nadie.
Dios entra como el dueño de la casa y alumbra con su lámpara dorada.
Ahora ella sólo está así.
Él vuelve a ponerse los huesos ... atrasando el reloj una hora.
Ella conoce la carne, ese globo de piel, las extremidades sueltas ... las tablas, el techo, ese techo de quita y pon.
Ella en su elección ... a tiempo parcial.
Tú conoces la historia.
Cuando todo acaba él la coloca, como un teléfono ... sobre su base.

jueves, 1 de mayo de 2014

Requiem por mi padre

Vi al bueno, al falaz, al justo, al turbio, al simplemente entristecido por la ocasión ... la cera, el Dies irae ... al facundo, al opaco, al transparente, al sordo ... al que llegaba desde mi propia infancia a ofrecerme una imagen de lo que fui cuando el que había muerto ... en sus manos entera contenía mi vida.
Vi al sagaz, al cortés, al mezquino de ayuda, al que acaso le hiriera más a fondo que nadie.
No importa.
Óyeme.
Tú ... dondequiera que estés ... estás más vivo.
El incienso eficaz interpuso una leve cortinilla de humo y olor agrio.
Siguieron rituales las salmodias, el saeculum per ignem ... el túmulo severo, la presidencia familiar a un lado del lagrimal derecho de las tristes señoras.
Más también vi entre todos al que lo había amado.
Sólo entonces se alzó ... segura y mía ... en su dolor tu imagen.
La asamblea, devota o indiferente o enternecida ... circunspecta y simbólica ... se deshizo en saludos.
Perdona, padre mío, si no asocio, como tal vez debiera, mi llanto personal ... a lo narrado.